Un muchacho brinda su amistad por un módico precio. Si le falta uno para el partidito de fútbol, quiere ir al cine con un desconocido, o ir a tomar algo con alguien simpático, sólo tiene que contratarlo.

 

“Tal vez estés aburrido y solo un viernes por la noche. Entonces podrías necesitar mi servicio y comunicarte conmigo. Desde jugar a la Playstation hasta tomar unos tragos en un bar o salir a bailar a un boliche”, así lo explica el joven, que inaugura una nueva línea de negocios: la venta de amistad. El muchacho se apura a aclarar que no brinda ningún tipo de servicio sexual, sin excepción.
Su área de cobertura se centra en la ciudad de Córdoba, Argentina, pero dependiendo de la propuesta estaría dispuesto a viajar.
Si Ud. busca un amigo -que en definitiva le va a salir mucho más barato que la mayoría de sus amigos verdaderos- para tomar unas copas o ir al cine, aproveche esta oferta.

 

 

 

Anuncios